miércoles, 3 de febrero de 2010

Francisco Ibañez

Vamos a identificar aquellas obras de Francisco Ibañez que tienen más interés para el aficionado al tebeo y que pueden encontrarse en el mercado con relativa facilidad. No se trata, por tanto, de repasar exhaustivamente la trayectoria del último superviviente del imperio Bruguera, el superventas indiscutible, el autor de tebeos más conocido y leído de España. Comenzamos con uno de los maravillosos libros que publicó Antoni Guiral el año pasado: El Universo de Ibáñez.

 

La obra, planteada como un repaso a todas sus series, es una excelente forma de recorrer la carrera del barcelonés. Lo más interesante se centra fundamentalmente en una de sus series más desconocidas: Ande ríase usté con el arca de Noé (que, inexplicablemente, nunca se ha recopilado en forma de álbum), aunque también se pueden encontrar algunas de sus creaciones menores o fallidas.

La serie Mortadelo y Filemón, agencia de información nació en la revista Pulgarcito en 1958. En 1969, en la revista Gran Pulgarcito, serán reconvertidos en agentes de la TIA y comenzarán a protagonizar aventuras largas, a la manera de sus colegas de la escuela francobelga. Todas estas historias (incluyendo las más antiguas, como El sulfato atómico), se pueden localizar fácilmente. Lo que ya no resulta tan sencillo de leer hoy en día son las historietas de la serie anteriores a 1969. Posiblemente, el mejor sitio para hacerlo hasta ahora, sea el volumen 3 de la colección Super Humor Clásicos (2006), donde vienen recogidas más de una veintena de páginas.


 

En este mismo volumen se pueden encontrar también otro tanto de otra de las mejores creaciones de Ibañez,  según mi punto de vista: La familia Trapisonda, un grupito que es la monda.con algún pequeño detalle más que complementa el libro de Guiral. Como en el caso de El arca de Noé, es aberrante que esta serie tampoco este recopilada en su integridad. En fin, los que se hayan quedado con ganas, pueden acudir al último volumen del coleccionable de RBA: La familia Trapisonda y otros personajes familiares donde podrán encontrar otra escasa veintena de páginas.



Además de Mortadelo y Filemón, sólo otra serie de Ibañez sigue en activo: Rompetechos. No resulta demasiado difícil encontrar álbumes o recopilatorios de este personaje. Particularmente, lo más interesante me ha parecido los absolutamente irreverentes gags de la última época del personaje que están recopilados en el segundo volumen del coleccionable de RBA dedicado a este personaje: ¡si hasta le pega un tiro a Aznar!


 

Otra de las creaciones mas sugestivas y sin duda, rompedora en su momento, fué 13,  Rue del Percebe (qué buen enlace el anterior, pardiez, merece la pena sin duda dedicarle un rato). Aquí mi elección, es, sin duda, el volumen 35 de la colección Super Humor de Ediciones B (2002). Sin duda, este recopilatorio es mejor que el del coleccionable de RBA, aunque este último para nada carece de interés; eso sí, gran parte de su material está repetido. De lo mejorcito de Ibañez y, sin duda, del cómic español de todos los tiempos. Eso sí, ¡queremos una edición íntegra y cronológica de esta serie!


 


Es menos conocida la actualización que hizo Ibáñez de esta serie para la revista Guai! a finales de los 80: 7, Rebolling Street. Este mismo mes, Ediciones B ha editado un tomo (el 48) de la colección Super Humor recopilando los cuatro álbumes que se publicaron en los años noventa. Legible.


 


El resto de creaciones de Ibañez siguen ahí: no es difícil encontrar recopilatorios de el Botones Sacarino, Pepe Gotera y Otilio o incluso Chicha, Tato y Clodoveo, pero son de un interés bastante inferior.

Para este mes de Abril, Ediciones B inaugura una nueva colección Maestros del Cómic con material de los inicios de la carrera de autores como Ibáñez o Escobar. El primer tomo estará dedicado a Mortadelo y Filemón. A ver si con un poco de entusiasmo, se consigue paliar la situación y todos podamos congratularnos de que se editen estas series de una forma más cuidada. Y eso que estamos hablando del mismísimo Ibañez. Ya veremos la situación precaria en la que se encuentra la obra de otros grandes autores.

La próxima entrega de esta serie de artículos estará dedicada a Escobar.

No hay comentarios: