jueves, 14 de octubre de 2010

Roma

Ya he vuelto. Por lo menos, físicamente.
Una de las mejores experiencias de mi vida, gratificante como pocas. Y no era ni la primera ni la segunda vez que visitaba Italia.
Algunos ejemplos de los mejores momentos, en Roma, donde cuatro jornadas son pocas (el doble, seguramente, también):

1. La cúpula del Panteón


2. El arte de los museos romanos


3. Las vistas del Foro desde el Palatino al atardecer


4. Paseo, cena y copas en el Trastevere


5. Ascensión y vistas desde la cúpula de San Pedro


6. La galería Borghese


Y las inolvidables veladas en esta terraza de Piazza Farnese (¡¡¡muchos recuerdos para mis amigos los picciones, aunque sé que es altamente improbable que me leáis!!!).


Ver mapa más grande

2 comentarios:

Tomas dijo...

Bella Italia!!! No hay nada como ver piedras para disfrutar después de una cena y copas en buena compañía!!!

Juan Agustí dijo...

Efectivamente!!!!
Brindo por ello !!!!