jueves, 5 de diciembre de 2013

Andy Goldsworthy


Por motivos que no vienen a cuento, mi naturaleza siempre me ha llevado a desconfiar del Land Art. Esta desconfianza me viene de lejos, hasta que esta mañana he acompañado a una de mis hijas a la galería Slow-Track (Cañizares, 12). Bueno, esto es relativo: ellos mismos no se definen como una galería de arte, sino como un espacio de arte, aventura y emociones; pero mejor les preguntáis a ellos que quiere decir eso (simpáticos y amables son, desde luego).

El caso es que esta sala se ha inaugurado con Drawing Rooms (se puede ver hasta el 16 de Enero),  una obra de este autor británico del que yo sólo conocía algunas fotografías, como las que incluyo a continuación. En la sala tienen varios de sus preciosos catálogos con sus obras, que son para deleitarse lentamente y contemplarlos con calma. Así es como he tenido la oportunidad de conocer en profundidad la obra de este trabajador infatigable, de sensibilidad exquisita, y creo haberme encontrarme con uno de los mayores artistas que mas me han gustado de los últimos tiempos. 




Unos juncos, unidos elegantemente entre sí, y fijados a la pared con espinas de endrino, todo el material de cerca de Madrid y Ciudad Real, conforman una sinuosa línea que nos invita a recorrer todo el espacio de Slow-Track. Puede que os parezca poco, pero es un auténtico lujo poder ver ahora mismo en Madrid algo de este señor.


Luego he comido (estupendamente, y barato, por cierto) en el restaurante gallego O' Pulpo. Su cocido de menú (11€) estaba mas que apetecible y su pulpo es excelente (y mira que yo soy quisquilloso con eso). Buen ambiente en su comedor interior y mucha simpatía también.

Después, he comprobado que en el Palacio de Cristal, en el Parque del Retiro, se expuso entre 2007 y 2008 otra obra suya: En las entrañas del árbol.
Esto me permitirá agenciarme en el futuro, sin duda, el libro que publicó con ese motivo el Museo Reina Sofía. Tampoco descarto hacerme con alguno de sus maravillosos catálogos (en inglés, eso sí).

Para rematar la faena, he llegado a casa y he visto el impresionante documental Ríos y Mareas (Rivers and Tides, 2003), que tenéis, subtitulado, a continuación y que os recomiendo encarecidamente. Todo un lujo, ya veréis.







No hay comentarios: